CICESE presente en Hannover Messe 2018, la más importante feria de desarrollo tecnológico

Presentan un método para diagnosticar tuberculosos y HIV

0
370

Ensenada-BC | Norma Herrera – Cicese |


Con la demostración de un método rápido, de bajo costo y sencillo para diagnosticar tuberculosis y HIV, el CICESE participó en “Hannover Messe 2018”, la más importante feria de desarrollo tecnológico, industria e innovación que se realizó del 23 al 27 de abril en esta ciudad alemana, y que tuvo en esta ocasión a México como país invitado.

El CICESE estuvo presente en el pabellón que montó el Sistema de Centros de Investigación CONACYT. Junto con otras instituciones agremiadas al sistema se presentaron proyectos destacados en los temas de nuevos materiales, desarrollo tecnológico, recursos materiales e innovación.

En el caso del CICESE, el investigador Alexei Licea Navarro, junto con el director general del centro, Guido Marinone Moschetto, presentaron este método de diagnóstico único en el mundo, que fue desarrollado junto con la empresa mexicana UNIMA a través de convenios de licenciamiento.

Un aspecto que distingue esta prueba es que no requiere de un equipo de laboratorio. Hacer el diagnóstico es simple y rápido: basta una tarjeta de papel, una gota de sangre del paciente y un teléfono celular inteligente que tenga cargada previamente una aplicación. Y en solo 15 minutos tienes el resultado.

¿Cómo funciona? Sobre una de las tarjetas de papel se coloca una gota de sangre, la cual se difundirá. Dependiendo de qué tanto se expanda la sangre sobre el papel, será un resultado positivo o negativo. Si la sangre llega hasta el final de un dibujo sobre el papel, entonces el diagnóstico es negativo.

¿Qué sucede cuando la sangre no llega hasta el final? El papel contiene anticuerpos de tiburón, mismos que reconocen los eritrocitos humanos (glóbulos rojos). Si el paciente está infectado, tendrá sus propios anticuerpos que van a formar una red, y ésta evitará que la sangre se distribuya ampliamente en el papel. De manera muy clara y concreta, a simple vista, es posible saber si el diagnóstico es positivo o negativo. Sin embargo, con el fin de evitar errores o apreciaciones subjetivas, se desarrolló una aplicación para que, con un teléfono celular inteligente, se tome una fotografía del papel con la muestra de la sangre. Los algoritmos de la aplicación interpretan el resultado y corroboran si es positivo o negativo para tuberculosis, para HIV1 o para HIV2. Cabe mencionar que no es necesario contar con Internet al momento de utilizar la aplicación.

Alexei Licea, quien es también director de la División de Biología Experimental y Aplicada del CICESE, explicó que este proyecto fue pensando para poblaciones que están muy alejadas de los centros de salud, porque no requiere equipo de laboratorio. Se desarrolló originalmente para tuberculosis y HIV, para países muy necesitados que no cuentan con infraestructura. Pero este diagnóstico puede adaptarse para cualquier tipo de enfermedad infecciosa, e incluso para enfermedades autoinmunes. “Podemos adaptar la tecnología a las necesidades de cada país o región.”

En México están por concluir las pruebas clínicas, y se está haciendo el registro correspondiente ante la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS). Se espera que a finales de 2018 esté en el mercado mexicano y, posteriormente, podrá exportarse. El precio en el mercado será de un dólar, aproximadamente, por cada hoja o tarjeta. Tres diagnósticos por dólar, ya que la aplicación es gratuita y solo requiere ser instalada previamente.

La idea base de todo este trabajo (generar un anticuerpo que se uniera a los eritrocitos y que, por otro lado, tuviera una proteína que reconociera el sistema inmunológico del paciente) comenzó a gestarla Alexei Licea y su equipo de trabajo cuando se incorporó al CICESE en el año 2000. Lo innovador fue encaminarla hacia el diagnóstico de tuberculosis, substituyendo los anticuerpos de ratón y conejo comúnmente usados, por anticuerpos de tiburón cornudo, Heterodontus francisci.

Antes de intentarlo con humanos, decidieron incursionar primero con tuberculosis bovina en ganado, pues además de las repercusiones en salud pública y economía que tiene esta enfermedad, el diagnóstico utilizado en México no podía diferenciar las bacterias que provocan esta enfermedad (Mycobacterium bovis), de aquellas del mismo género que no. En cambio, con el método desarrollado aquí, con una sola gota de sangre del animal y el reactivo, por hemoaglutinación, en menos de 40 minutos se muestra una reacción que puede ser reconocida a simple vista. Esto es: un método más rápido, estandarizado y específico para esta bacteria.

Esta investigación detonó una colaboración con UNIMA, la más importante empresa mexicana de tecnología de diagnóstico rápido y de bajo costo, a quien se licenció el uso de este método en diciembre de 2012. Posteriormente, en septiembre de 2017, se firmó un segundo convenio de licenciamiento que permitió desarrollar estas pruebas de diagnóstico de enfermedades en humanos.

Como spin-off de este proceso, Alexei Licea creó la empresa Nova Proteins, S.A. de C.V., una de las dos primeras creadas en México por investigadores en activo, bajo un esquema que está siendo impulsado por el CONACYT desde 2009 con base en la Ley de Ciencia y Tecnología.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here